QUIENES SOMOS
Misión/Visión      Inmuebles      Desarrollos inmobiliarios      Servicios      SOLNews      Inicio      Contacto     


 
 

 



Desde la asunción del nuevo presidente de la Nación Mauricio MACRI, usted precibe que las expectativas económicas

EMPEORARON
ESTAN IGUAL
MEJORARON
NO SE

 

La inflación se comió casi todo el ajuste del tipo de cambio que hizo el BCRA este año

En 2013 el dólar subió más de 30%. Pero en términos reales implicó una depreciación de sólo 8% frente al dólar. Y la mejora en la competitividad fue nula frente al real brasielño

 

por  MATÍAS BARBERÍA Buenos Aires

La aceleración de la devaluación del peso generó una mejora de competitividad cambiaria que es considerable frente al dólar, modesta frente a una canasta de las principales monedas del mundo y nula frente al real brasileño. A pesar del esfuerzo del Banco Central por acelerar la suba del dólar, la inflación interna se comió la mayor parte de la corrección cambiaria hecha durante este año.

La suba acelerada del dólar, concentrada en los meses de agosto, noviembre y diciembre, llevó a la divisa a su avance récord en la era kirchnerista. La moneda estadounidense ganó más del 30% en lo que va del año y eso se reflejó en la competitividad cambiaria de la economía, pero la magnitud del ajuste nominal (es decir el, el cambio en el precio) obtuvo un cambio menor a nivel real.

La medida que utilizan los economistas para conocer la evolución del valor relativo de una moneda es el tipo de cambio real que a la variación del precio de un billete le agrega el impacto de la inflación en el poder de compra de cada moneda comparada.

Así, mientras el peso se devaluó el doble de lo que se depreció el real brasileño durante 2013, la variación en términos reales de la capacidad de compra de ambas moneda fue prácticamente nula ajustada por el 25% de suba del IPC Congreso (sino levemente favorable para la moneda de Brasil). El tipo de cambio real bilateral argentino-brasileño mostró una apreciación del peso del 1,05% en los últimos doce meses. Es decir que, desde el punto de vista exclusivamente cambiario, la Argentina se volvió más cara el y el peso menos competitivo.

Argentina no ha logrado ganar competitividad en términos reales frente a Brasil debido a que una mayor suba de precios local contrarresto la depreciación nominal. Nuestro socio comercial presento registros de inflación cercanos al 6%, mientras que en Argentina se ubica en 26%, lo que llevo a anular en términos reales la depreciación nominal del peso argentino frente al real, comentó Gabriel Zelpo, analista senior de Elypsis.

Por su parte, el tipo de cambio multilateral (es decir, el peso frente a una canasta de monedas de países que comercian con la Argentina) nominal presento una depreciación hasta el día de hoy del 24%. Pero el tipo de cambio multilateral real (que incorpora la inflación de todos esos países) lo hizo sólo un 3%.

La principal ganancia en materia de competitividad cambiaria se dio frente al dólar: el peso se depreció más del 8% en los últimos doce meses.

Con cada moneda en particular se ve una historia distinta, claro que el peso de nuestro comercio con Brasil hace que la relación con el real sea muy importante para el tipo de cambio multilateral, dijo Marina Dal Poggeto, de Bein & Asociados. La historia acá está en que la inflación te corre por detrás al precio del dólar y, por más ajuste que hagas del tipo de cambio, los precios siempre te van a empujar a más, y eso sin contar el traslado a precios de la propia devaluación, concluyó.

Fuente: CRONISTA COMERCIAL