QUIENES SOMOS
Misión/Visión      Inmuebles      Desarrollos inmobiliarios      Servicios      SOLNews      Inicio      Contacto     


 
 

 



Desde la asunción del nuevo presidente de la Nación Mauricio MACRI, usted precibe que las expectativas económicas

EMPEORARON
ESTAN IGUAL
MEJORARON
NO SE

 

Por la aceleración de la inflación, se detuvo suba de salarios reales

Durante casi todos los meses del año, los precios crecieron por encima de los salarios nominales, reduciendo el poder adquisitivo de las renumeraciones, según informe privado

 por  MARIANA SHAALO

La expansión de los salarios reales que fue una característica fundamental de los últimos años se detuvo en 2013 y el poder adquisitivo de las remuneraciones registró un franco retroceso debido a la aceleración de la inflación que se registró en el segundo semestre del año.

De acuerdo al último informe de la consultora Finsoport , entre entre enero y octubre con las únicas excepciones de mayo y de junio los salarios nominales se incrementaron a una tasa entre 2 y 3 puntos porcentuales inferior a los precios relevados, lo que indica que en ese período se redujo el poder adquisitivo de las remuneraciones.

"Los distintos acuerdos paritarios alcanzados a lo largo de 2013 no fueron suficientes para revertir el deterioro de los salarios reales generado por la elevada inflación. El Gobierno fue exitoso en contener las subas salariales pautadas durante este año, disminuyendo la tasa de crecimiento de las remuneraciones nominales desde los guarismos próximos a 30% observados en el primer semestre de 2012 a un promedio de 25% durante 2013", recalcaron desde la consultora.

Para algunos economistas, el retroceso de los salarios reales comenzó en 2012 pero no todos coinciden porque la pérdida de poder adquisitivo varía de acuerdo al índice de precios que se utilice para comparar la evolución de las remuneraciones. De esta manera, por ejemplo para el Banco Ciudad, los salarios reales cayeron casi 1% en 2012 porque la inflación fue de 25,6% y las remuneraciones nominales crecieron 24,5%. Por otro lado, si se tendría en cuenta el cuestionado Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) los sueldos reales no habrían retrocedido en 2013 y el poder de compra de los trabajadores habría aumentado más de 12%.

"?Depende de cómo se mida la inflación. De acuerdo a nuestros cálculos en 2012, los salarios y la inflación estuvieron a la par. Este año el deterioro es más marcado", explicó a este diario el director de Finsoport, Jorge Todesca. "Durante 2013, se produjo una sensible reducción en los salarios reales, que resultó relativamente homogénea entre las distintas actividades, regiones y sectores", recalcó.

Para el ex viceministro de Economía, dos factores explican el fenómeno: la aceleración de la inflación del segundo semestre del año y la partición de los aumentos salariales en varias cuotas, lo que hizo que se perdiera actualización nominal.

De acuerdo a todas las estimaciones privadas, en los últimos meses del año la inflación se incrementó. En particular, en noviembre, la variación acumulada en el año habría ascendido a 28% mostrando un alza de 4 puntos respecto a junio, por lo que el deterioro del poder de compra de los salarios se habría intensificado en los últimos meses de 2013.

"Para 2014 la intención del Gobierno es profundizar esta política, impulsando un techo salarial inferior a 20% que parece de difícil cumplimiento en un contexto en el que se ha acelerado la tasa de inflación y no se han adoptado medidas relevantes para contener ese proceso", destacó Finsoport.

De acuerdo al análisis de la consultora, la pérdida de poder adquisitivo, en un marco de estancamiento en la generación de puestos de trabajo, afecta adversamente a la evolución del consumo privado y constituye el caldo de cultivo de los conflictos sociales que se intensificaron en el último mes de 2013.

En este sentido, para Todesca los principales perjudicados son los trabajadores del sector público que ya padecieron una caída en su salario real en los últimos años"debido a que su capacidad de mantener el poder adquisitivo luce amenazada por el creciente déficit fiscal que jaquea a diversas provincias, municipios y al propio Gobierno nacional, lo que indica que podrían sufrir nuevas pérdidas en el transcurso del año, especialmente en un escenario de creciente inflación".

Fuente: CRONISTA COMERCIAL